Trabaja por el Señor, el paraíso lo recompensa todo 

 

“Quien encuentra excusa una vez para demorar la vocación, casi seguro que nunca la concretará porque siempre encontrará nuevas excusas”.

“La vida es demasiado corta. Hay que hacer deprisa lo poco que se pueda,
antes de que nos sorprenda la muerte”.

“Cuando se trata de servir a Dios, hay que estar dispuesto a sacrificarlo todo”.
“¡Ay de quien trabaja esperando el pago del mundo!, el mundo es mal pagador y paga siempre con la ingratitud. Trabaja por amor a Jesucristo”.